Opinión y crónica: el medio maratón de Praga (2015)

Crónica de Fran Verdú, runner que viajo al medio maratón de Praga con Running Travel.


Publicado 07-06-2015



Somos cuatro compañeros de trabajo, Iván, David, Alejandro y Fran, residentes en la ciudad de Elche, amantes del running y con ganas de hacer alguna prueba fuera de España.

Lo primero fue elegir la distancia
,  descartamos el maratón porque queríamos disfrutar de la ciudad, así que nos decantamos por la media distancia.

Lo segundo fue elegir la prueba,  nuestra primera opción fue Berlín pero a falta de tres meses ya no había dorsales. Nos pusimos en contacto con César Corral de Running Travel y nos dijo que era imposible,  pero nos ofreció la opción de Praga y después de leer algo sobre la prueba y la ciudad nos pareció una magnífica opción,  así que le dijimos que adelante y él se encargó de organizarlo todo. Así que esta es nuestra experiencia, la cual transcribo para quien pueda interesar.

Día 1: Día de la llegada a la media maratón de Praga

Llegamos al aeropuerto de Praga a las 16.20 y tan solo tenemos que esperar 5 minutos para que nuestro chófer haga acto de presencia.  Maletas al coche y camino al hotel. Llueve en Praga pero la temperatura es mayor de la esperada,  yo ya empiezo a arrepentirme de la ropa térmica que me ha costado meter en la maleta.

A las 17.30  ya estamos en el hotel, dejamos las maletas y nos ponemos en marcha para buscar el lugar de recogida de dorsales. Tras un paseo bajo la lluvia llegamos al punto y retiramos los dorsales sin problemas,  damos un vistazo a la feria del corredor y aprovechamos para comprar unas camisetas conmemorativas de la prueba,  que a la postre serán las que utilicemos el día de la carrera.

La lluvia nos quita un poco las ganas de dar un paseo por el centro, así que nos dirigimos al hotel para cenar en algún sitio en sus inmediaciones.  Tenemos suerte y el restaurante elegido nos ofrece comida típica checa muy buena y a buen precio y después de unas cervezas en un local cercano, a dormir.

Día 2: Visita de Praga

Nos levantamos temprano y directos a desayunar,  nos llevamos una grata sorpresa con el desayuno,  para empezar es muy completo,  podemos desayunar lo que nos apetezca e incluso hay una cocinera dedicada en exclusiva a prepararte en unos segundos una tortilla de lo que tú quieras,  y todo esto amenizado por la música de un pianista, ¿qué más podemos pedir? Nos ponemos en marcha y nos dirigimos a la Plaza Vieja,  tenemos la intención de apuntarnos a uno de esos “ freetours” que ya en otras ciudades he utilizado, y que me parece la mejor forma de hacer una introducción rápida a la ciudad y su historia.

El truco de estos tours gratuitos está en que lo suelen hacer tan bien que te enganchan para otros tours ya de pago,  cosa que nos pasa a nosotros. Después de un primer tour donde nuestro guía nos explica la historia de Praga recorriendo sus principales calles y monumentos durante tres horas, quedamos tan enganchados que por poco más de 12€ realizamos el segundo tour centrado en el barrio Judío, castillo de Praga y el maravilloso puente de Carlos.

Sobre la ciudad he de decir que es muy bonita y tiene muchos sitios interesantes que visitar,  es una ciudad que vale la pena y por la que estamos impacientes empezar a rodar. Ha sido un día duro,  que puede que en la carrera nos pase factura, pero hemos venido a disfrutar.

El día ha estado nublado pero sin lluvia,  esperamos nos respete mañana. Cenamos pronto y a la cama,  mañana será un bonito día.

Día 3: Día de la media maratón de Praga


Nos levantamos a las 8 y directos a desayunar,  una de las cosas que más nos ha sorprendido es que la carrera de comienzo a las 12, así que tenemos tiempo de sobra para desayunar tranquilos,  prepararnos y dirigirnos a la salida. A las 10.30 ya estamos en la zona de salida,  se nota el ambiente y ya hay mucha gente por las calles cogiendo sitio para animar a los corredores.

Ahora quiero parar el relato del día para hablar un poco de la organización de la carrera. Hemos quedado muy gratamente impresionados por esta, hay muchos detalles que los corredores agradecemos y casi todos han sido tenidos en cuenta por la organización.

Para empezar no hay que hacer cola para nada,  hay muchísimos baños portátiles lo cual es de agradecer, hay carpas donde poder cambiarte tranquilamente y guardarropas muy accesibles donde poder dejar la ropa con la bolsa que la organización te regala, puntos de información bien señalizados y personal de la organización por todas partes dispuesto a ayudarte en lo que necesites.

A lo largo de la carrera muy buenos avituallamientos,  animación cada pocos kilómetros y gente durante todo el recorrido.

La llegada a meta es muy  bonita y suficientemente ancha para que no se hagan esos insoportables atascos y colas que siempre he odiado. En definitiva un 10 de organización.

De vuelta a la carrera ya estamos en el cajón de salida,  1h40',  la idea es tomarse la carrera con calma y disfrutar,  no es día de hacer marcas. El viento sopla muy frío y sigue nublado,  somos los únicos en manga corta y esto nos asusta, así que salimos corriendo al guardarropas y cogemos una prenda más apropiada para esta temperatura,  que al final pensamos no nos habría hecho falta porque en cuanto dan la salida sale el sol y no nos abandonará durante toda la prueba. Pronto nos damos cuenta que claramente no es una carrera para hacer marca,  a veces se hace difícil correr por el suelo adoquinado y por las vías del tranvía,  además hay varias cuestas que te ponen en aprietos.  Pero hemos venido a disfrutar y eso hemos hecho.

Aprovechamos para hacer alguna foto durante la carrera y a grabar con la mini-cámara,  sobretodo la entrada a meta,  algo que seguro no olvidaremos nunca. Aquí quiero volver a la organización, ya que unos días después de la carrera ya en casa recibimos unos correos de esta, con fotos nuestras durante la carrera,  localizadas por nuestro dorsal y además un bonito video personalizado de cada uno, de unos dos minutos de duración. La verdad es que este detalle es una pasada.

Bueno pues la carrera ha terminado, nos dirigimos al hotel con una sonrisa en la cara,  con ganas de darnos una ducha, comer y tomarnos unas reconstituyentes cervezas disfrutando de las últimas horas en esta maravillosa ciudad,  el domingo temprano volvemos a casa, y desgranando kilómetro a kilómetro las sensaciones vividas durante la carrera.  Y como no, pensando ya en la próxima prueba internacional.

Saludos y buenos kilómetros.

FRAN VERDÚ



Comentarios sobre opinion y cronica el medio maraton de praga 2015:

Buscar en el blog