Maratón de Berlin 2017 - Crónica de José Manuel Fernádez Guirado

José Manuel nos cuenta como vivió su experiencia en Berlín


Publicado 03-10-2017



Quiero hacer una pequeña crónica de mi experiencia en el maratón 2017 de Berlín.

La voy a dividir en dos apartados; una referente al maratón en sí, y la otra y más importante relacionada al grupo humano que me he encontrado en este viaje contratado con Running Travel.


Soy de Barcelona, mi plan de entrenamiento ha sido de 13 semanas y  aunque las he pasado canutas por la calor lo he cumplido a raja tabla. "Objetivo bajar a 2:50"

Llegué el viernes a Alemania y hasta el domingo que era el día de la maratón, he podido convivir  con un grupo de personas que ni queriendo las podría haber encontrado mejores.


El domingo por fin era el día; cajón de salida, concentrado, en mente todo el entrenamiento hecho, concienciándome para esos kilómetros duros que tienen que llegar y memorizando los parciales a conseguir en los diferentes tramos, nervios, un último recuerdo a la familia y vámonos.

Tramos con lluvia y frío, zapatillas  y pies completamente mojados. A lo que interesa, cuando llevo 59 minutos he realizado 15 km (1 minuto a mi favor). Bien, seguimos, a la hora  y 57 minutos llevo 30 km (3 minutos a mi favor). Todo va incluso mejor de lo previsto, sigo con buena hidratación y geles.

Llega el kilómetro 32 y se tuerce todo, siento un pinchazo muy fuerte en el muslo derecho, lesión al canto. Paro un momento y ahora sí que siento el frío y lo mojado que voy. No puede parar, faltan 10 Km,  desencajado, pérdida de ritmo, sigo y acabo en el peor final de las tantas carreras que he hecho.


Me cambio y  para el hotel, en el metro siento que el estómago empieza a protestar. Me siento porque empiezo a marearme, cuando salgo del metro y me dispongo a ir al hotel empiezo a sentir escalofríos. Llego al hotel y me meto en la cama, la descomposición de la barriga me obliga a ir al W.C., con escalofríos y completamente mareado. Siento un sudor muy frío, me levanto para irme a la cama y no me da tiempo, caigo redondo con pérdida de conocimiento, menos mal que el compañero de habitación está conmigo y me abre la boca por el tema lengua. Yo no me entero de nada, ambulancia al canto, no he querido ir al hospital, estaba muy acobardado con frío y muy mareado.


Ahora viene la mejor parte, en la cual quiero agradecer lo bien que se han portado conmigo éstas personas a las que me refería al principio.


No me han dejado solo en ningún momento, se han turnado incluso para ir a cenar.

En el grupo tenemos a Nela, doctora, y amigos, ha dado en el clavo: bajada de tensión, falta de azúcar, gases, descomposición… Una pájara en toda regla, me he quedado en mínimos.

Según avanzaba la tarde he empezado a tener dolor en el pecho, y ahí, amigos, me he asustado un montón. Seguía con escalofríos, mareado y con fiebre.

César, que más que el jefe de Running Travel, parece uno de nosotros,  ha llamado al médico que tenemos contratado con el seguro; ha confirmado lo de la doctora Nela, añadiendo un posible virus intestinal. El dolor del pecho son los gases intestinales que han estado oprimiendo al diafragma, así pues infarto descartado.

Me han dado medicación, he comido un poco y según han ido pasando las horas la fiebre ha bajado, lo mismo que el malestar general.

Estoy en el avión de regreso, bastante débil, cojo, pero me voy con mi familia que me den mimitos, cuando vea a mis nietos se me pasa todo.


Gracias a todos, a ti, inglés, y perdona que no me acuerde de tu nombre (Manuel) pero como estaba…Siempre me acordaré del rato que me has acompañado y de tu ayuda con los de la ambulancia, jeje por eso lo de inglés.

Gracias sevillano y señora, (José Miguel y María) por el detalle de venir a verme, ha sido un placer conoceros, acuérdate yogur y orejones.

Gracias Alhassane por tu ayuda, si estoy solo igual no lo cuento y perdona por el bocado en el dedo, yo no me enteré de nada. Tú me has contado que estaba en el suelo con espasmos y me abriste la boca.

Al resto del grupo, gracias por vuestra preocupación porque a lo largo de la tarde/noche sé de vuestro interés por mi evolución.

Y por último un enorme gracias a César, no sé si era tu obligación o no, tú me dijiste que sí. Lo que hiciste por mí no tiene precio, has ganado un amigo para lo que quieras. La diferencia de como llevas tú negocio en relación a otras opciones es el trato con las personas, eres buena gente, me he sentido en familia, seguro que nos volveremos a ver.



MIL GRACIAS DE CORAZÓN, FAMILIA



José Manuel (a recuperar lesión y físico, y volvemos a la guerra)


¡¡ehhh maratón Berlín 2:53 , y con todo lo que he pasado!!


 


Tags: Berlin


Comentarios sobre maraton de berlin 2017 cronica de jose manuel fernadez guirado:

Blog Search