Maratón de París 2019 - Angela Bernardo

Erase una vez una chica que quería ser maratoniana...


Publicado 13-05-2019



Hace ya una semana. No quería escribir esto porque de alguna manera es poner fin a un sueño. 
He necesitado unos días para aclarar cómo me siento.
Por partes… os cuento como empezó todo y luego sacamos conclusiones…

¿Por qué necesito retarme? Necesito demostrarme lo fuerte que soy, necesito sentirme imparable y necesito esa satisfacción de saber que lo he conseguido. La idea está, pero no surge hasta que no la dejas salir… Diciembre 2018. Paco (mi entrenador y ya amigo). Surgió, y empezó a resonar en mi cabeza… Mala racha, necesito un chute de energía… me voy a casa con la idea en la cabeza... Google…Fechas próximas maratones…  Tiempo mínimo prepación… Blogs…Valencia, Praga, Roma, Bruselas, Paris… Paco: ¿Paris abril o Bruselas octubre?  PARIS 14.04.2019 (ya tenemos título…ahora a escribir la aventura)

Decido contactar con una empresa que realice todos los trámites, por comodidad y por evitar improvisaciones que luego pasan factura (Cesar Corral- RunningTravel, gracias por la paciencia con todas mis dudas y por la profesionalidad en trato y gestiones), un par de llamadas…correos… 13 enero y reserva hecha… 3 meses y mucho trabajo por hacer… Nervios, ganas y pilas a tope… 

Comienzan las tiradas largas. Hace más de dos años que corro semanalmente unos 20-25km, hay que empezar a aumentar distancias… Muy lenta … Máxima tirada 26 km y muy malas sensaciones… 4 de febrero nuevo plan de entrenamiento, series, rectas progresiones de ritmo y apostar por estimular cabeza y cuerpo con estrés a través de ritmos fuera de mi zona de confort… Objetivo sentirme más rápida y recuperar las buenas sensaciones. Frio, dolores de estómago, paraditas técnicas en las cunetas  (modo evacuaciones furtivas…jejej), gemelos muy cargados, osteópata, clases, carreritas, trabajo de músculo…más dolores de estómago, médico, mis famosas cacas amarillas… esto marcha???  Loca haciendo series, en Valladolid, (en las Contiendas) soy una más pero en Matapozuelos tengo que parecer una loca que corre, para, vuelve a correr….

Rachas, ahora me siento rápida y ahora ya no… en mi cabeza siempre en mente mis carreritas, a Paco le mareo con mis comeduras de cabeza y a mis amigos y familia les voy acostumbrando poco a poco a táper en el trabajo para comer pronto y a las 4 corriendo, a los fines de semana de tiradas más largas, a no tener tiempo para nada…  Soy muy pesada con el tema…  Ya no corro porque me apetezca, corro porque dice en un papel-planning que tengo que correr. Esto ha sido lo peor, convertir tu pasión en tu obligación… NO QUIERO CORRER, NO ME APETECE SUFRIR, ESTO TIENE SENTIDO? Me imagino en meta, me imagino la sensación del después de… Y? MERECE LA PENA?  18 de marzo. Necesito motivación ( y os utilizo… GRACIAS)… Lo cuelgo en redes sociales y ya no hay vuelta atrás, ahora sí que hay que hacerlo, por la gente que te apoya, porque ahora sí que se ha convertido en un reto y porque soy una cabezota y si he dicho que lo hago, lo hago.

Comienzo a devorar bibliografía sobre maratones, experiencias, entrenamientos, motivaciones…  Llego a la conclusión de que el maratón ya ha empezado, lo realmente difícil es llegar a la LINEA DE SALIDA con la cabeza y el cuerpo a punto.  Entrenamos con cabeza, evitando lesiones y cuidando la motivación… Acuérdate de comer bien, descansar… puffff de donde saco el tiempo?

Empiezo a pensar en la carrera, hay que pensar que ponerse (tengo un montón de rozaduras en la espalda y en el pecho que no podemos pasar por alto…  todos mis sujetadores se han vuelto asesinos en la última semana…) hay que pensar que comer y que beber durante la carrera. Mi estómago me está respetando pero prefiero no arriesgar: la comida me la llevo yo, empiezo a entrenar con mi cinturón, mis frutos secos, mi chocolate, mis regalices… Me obligo a beber cada 5 km (reviso los avituallamientos de la carrera y más o menos son así).
24 de marzo. Ensayo general. Desayuno. Ropa. Provisiones en mi cinto. Agua cada5 km.  Rumbo a Segovia, media maratón. Muy buen día y recuperando ilusión. 

Un pasito más cerca de la línea de salida. Prueba de esfuerzo (PROACTITUD- Valladolid) ITV pasada.  Semanas durísimas con 5 días de entrenamiento. Comenzamos con la piscina los sábados (odio el agua)
Dos últimas semanas, ahora sí que una lesión sería un problema de verdad, Osteópata (gracias Victor), masajes, Compex y a cuidarme (más gracias Paco) Análisis de sangre… Muy baja en hierro… Hierro en vena y como Popeya... SUPER FUERTE. A comer genial, carne, verduritas, lentejas a todas horas (gracias Mami…)
Visualizo la llegada todas las noches y mis ganas crecen. Guías de Paris (gracias Maria), organizando que hacer, que ver, no quiero perder ni un minuto de esta aventura…  Dolor en la ingle y en la espalda. Comeduras de cabeza… Últimos masajes, ultimas clases en GO FIT (gracias gofiteros por cargar mis pilas), últimas carreritas, maleta hecha… última noche de visualizar este viaje, mañana será una realidad…
MATAPOZUELOS, BUS, AVIÓN (primeras lagrimitas que asoman…), PARIS

DOS DIAS ANTES DE MI CARRERA
No me gusta volar y me frustro con el idioma (ni Francés, ni Español, ni Ingles… no me entienden). Frio, mucho frío y pendiente de la previsión meteorológica todo el rato… JOOOOOO dan agua para la carrera, lo miro cada media hora y no cambia, eh?
Primera comida y a cambiar el chip. La actitud lo es todo.
Cambiada y todo cambia. 
Feria del corredor (más lagrimitas…) primer contacto con la torre Eiffel y primera noche en París, hoy ni me da tiempo a pensar…  Ultima miradita al móvil… Sigue lloviendo el día de la carrera … AGOTADA…  y no me acuerdo de más…ZZZZZZZZZZ

UN DIA ANTES DE MI CARRERA
Obsesionada con desayunar, comer y cenar bien. Bebiendo agua  Comiendo chocolate (a tope reservas de glucógeno) y piernas en alto en cuanto puedo. Me he pasado todos los días analizando la forma de vestir y moverse de la gente para ver si eran mis "compañeros de sufrimiento". Paris llena de mochilas azules y caras llenas de ilusión por parte de los corredores y de resignación por parte de los acompañantes jejej (gracias Tomi, por aguantar tooooodas mis comeduras de cabeza, por tu paciencia y por lo bien que me has cuidado) Bus turístico, buenísima idea, todo el día subiendo y bajando en puntos importantes y empapándonos de cultura y tradiciones. Paseítos por lugares emblemáticos, ambiente "running" por toda la ciudad pero muy raro no ver ningún preparativo en la ciudad, era como si no quisieran desvelarnos la sorpresa a los 55000 corredores del día siguiente.   Expertos en el metro ya. Y sin saberlo viviendo un momento histórico en NOTRE DAME (no íbamos a volver a ver a la catedral de Victor Hugo de la misma manera nunca más). Última cena (muuuucha pasta) y a dormir. Paris desde la ventana.  Última noche, preparo todo (cero improvisación, decido correr en pantalón corto.  Pantalón largo y sudadera viejas para antes de la carrera con la idea de tirarlo allí, habían habilitado puestos de recogida de ropa, todo organizadísimo, hoy sí que visualizo mi llegada a meta… y lo más importante de todo: me veo llegar, y llegar bien y esta sensación me da fuerzas. Estoy muy nerviosa pero a la vez tranquila, lo he hecho muy  bien, he sido súper estricta con los entrenamientos respetando planning de trabajo y descanso y estoy aquí. Me siento fuerte y  grande. ¿quién me iba a decir a mí que iba a estar en una ciudad como está a punto de correr 42.195 m? Línea de salida alcanzada. Han sido unos meses muy duros, dejando de lado muchas cosas y dando quizás demasiada importancia a una carrera, sintiéndome egoísta muchas veces por centrarme en esto… (una y no más… la quiero disfrutar un montón porque no va a haber más).  Dormí del tirón…

EL DIA DE MI CARRERA
Son las 6. Barra del sueño llena. ARRIBAAAAAA ES EL DIA. Que nervios, que ganas y que ilusión…  A desayunar, muchos playeros desayunando con nosotros. El hotel había montado un stand con frutas y barritas de cereales y una nota de ánimos…  "PAIN IS TEMPORARY, FINISHING IS FOREVER". Emoción a flor de piel y unas ganas inmensas de salir ya. A prepararnos, ropa, vaselina, cinta para evitar las rozaduras en puntos estratégicos, playeros limpitos, la cruz de mi padre en el pecho (gracias Laura por dejármela unos días) y SONRISA PUESTA.  Kit de carrera OK. Mochila para después preparada y VAMONOS YA!
Son las 8.30. Salimos del hotel, la salida de la Elite femenina estará siendo en estos momentos, empezamos a ver corredores, con todo tipo de indumentarias. Fin de comeduras de cabeza, Ya está todo hecho.  Arco del triunfo, dejo a Tomi, (MIL GRACIAS POR COGER ESE AVIÓN Y FORMAR PARTE DE ESTE SUEÑO) No llevo móvil, repasamos el punto de encuentro y los "por si acaso no nos vemos" y me dirijo a la línea de salida o eso creo…  Tres pises y algo más antes de salir y…. No era la salida… Hola de nuevo a Tomi, un pequeño problema con el idioma y en vez de entrar en la zona de salida he entrado en la zona de "roperos" y stands publicitarios.  Pasamos junto al arco del triunfo, otro abrazo a Tomi y ahora sí, le doy mi chándal viejo  ( ya se ha convertido en todo un amuleto) EN LA LINEA DE SALIDA.  Otro pis y preparada. Música, palmas y muy buen rollo antes de salir, SALTO, CANTO, DISFRUTO Y LLORO…
Son las 10.30h empezamos a avanzar. Corazón loco. Lagrimas más…  Paso por debajo del arco de salida y a correr.  Adoquines, se corre fatal, me olvido del reloj de los ritmos, de los tiempos, del frio, de mi ingle y a VIVIR MI MARATÓN. Me siento genial, voy adelantando a gente durante todo del tiempo y se me van pasando los kilómetros rapidísimo. Primer trago de agua, y voy alternando a medida que pasan los km, agua con chocolate, frutos secos y regalices (aposté por no utilizar geles).
Campos Elíseos, Plaza de la Concordia, Vuelta completa a la Ópera, Rue de Rivoli, La Bastilla, muchísima gente y se corre fatal. La ciudad se vuelca dando ánimos. ALE ALE. Pancartas, gente disfrazada y música por todas partes.  Antes de llegar al primer avituallamiento km 6 aprox banda de rock en un escenario "Para bailar la bambaaaaa" ¿qué? Me paro y me pongo a bailar… y? … me invitan a subir al escenario… oeoeoeoeoeo! Subidón total! Canto el estribillo con ellos en plan locura y me voy.
Pasamos junto al Louvre. Primer avituallamiento, como frutos secos y mi estómago empieza a hacerme señales… Nooooo, caca aquí no…  Atravesando bosque de Vincennes (km 11) decido parar "al baño" y me doy cuenta que es mi cabeza y mis miedos los que hacen que tenga estas sensaciones en el estómago. Pis y "no pos", estoy genial y todo está en mi cabeza. A seguir corriendo.  9 km dentro de este parque, probablemente la zona menos atractiva del recorrido. La gente muy animada. Batucadas y bandas de música cada 4 o 5 km.  Muchos familiares apoyando. La gente coreando tu nombre porque lo leían en el dorsal y todos los niños a los pies de las aceras para que chocaras sus manos. Me repito Paris volcada en la carrera. Volvemos a las calles km 20, enamorada del centro de esta ciudad, no se deciros por dónde iba pasando, pero sé que fue de cuento. Una ciudad sin coches para nosotros (París es una ciudad muy ruidosa, mucho tráfico loco y mucha sirena de policías y ambulancias constantemente). Un auténtico privilegio poder correr por el centro de Paris. Sus calles para mi … y otras 55000 personas más.  Iban pasando los kilómetros y no era consciente de ritmos de tiempo ni de distancia…
Más avituallamientos, un montón de voluntarios y muy sensibilizados con la gestión de los residuos. Muy bien indicado los puntos de recogida de basura e incluso segregando plástico de residuos orgánicos. (este es uno de los puntos fuertes de esta ciudad, la gran conciencia ambiental que tienen). Bomberos con sus grúas sobre las calles animando, ofreciendo calderos de agua para mojar la ropa, ducha con las mangueras… (es verdad que con el frio que hacía todos huíamos de ellos…) Mucha policía en el recorrido también.
Km 24 empezamos a correr por el margen derecho del Sena. Llevo más de la mitad y mi cabeza y mis piernas están frescas. Cambiamos de ambiente y de escenario: el Panteón, Les Invalides la Gare D´Orsay. A lo lejos las cúpulas de una ciudad majestuosa y nosotros atravesando túneles y avanzando a lo largo del río. Zona donde se notaba que el ánimo de la gente caía y yo creo que todos íbamos contando los km que nos quedaban para llegar al famoso muro de los 30km. Nuestras cabezas sabían que aquí dejaban de correr las piernas y empezaba a correr la cabeza. La mía iba a tope. Me paré a bailar en todas la batucadas que encontré…pero todas pasaban de mi… Mi minuto de gloria lo tuve con la bamba…
Km25. Susto, se desploma un chico delante de mí…  No nos da tiempo a reaccionar porque los servicios sanitarios aparecen en seguida, recuerdos que me hacen correr con más fuerza y RABIA, Enciendo el pulsómetro que había decidido llevarlo apagado…
Km 26. Puente Nuevo, me encanta. Las Tullerías y me acerco al km 30, ¿y el muro? Me sigo sintiendo bien, aunque noto que el ritmo va cayendo. Discomovidas, gente disfrazada. A la izquierda la Torre Eiffel, más bonita que nunca, me siento muy pequeñita a su lado hoy, avanzo, un gran cartel que anuncia el km 31 , majestuosa Notre Dame a lo lejos y un muro roto a través del cual pasamos respirando tranquilos. Cada uno vive su carrera yo no vi el muro (ahí…).  Nota mental, una vez más no hay que dejarse comer la cabeza con las experiencias de los demás, cada cuerpo es un mundo y cada cabeza se hace su propio muro.
kilómetro 35, comienza con el Bois de Boulogne, el público se comienza a juntar y la adrenalina no da más de sí. "Despacito" sonando, cojo el micro, canto y me confundo en la letra… Da igual nadie me conoce…Sigo bebiendo cada 6-7 km y comiendo cada 5 km, me veo en la meta pero mi cabeza se empieza a saturar. Bajo mucho el ritmo y en el km 37 comienza un dolor muy fuerte en mi rodilla derecha. Últimos kilómetros eternos… Iba controlando cada 500m y la distancia no pasaba. Me tomo algo? No se… PARO? NOOOOO, y si pido a alguien alguna pomada para la rodilla? Me quedaban 5 km y me moría por parar. No podía casi apoyar la pierna. Último avituallamiento, mucha sed, me enjuago la boca y como un poco de plátano.
Km38, os prometo que en estos últimos minutos son los que le dieron sentido a la carrera, es ahí donde te acuerdas de los días entrenado, de la gente que te quiere y te apoya, de las ganas que tienes de cruzar esa meta, de lo mal que te sentirías si no lo haces.  ¿qué les digo a mis sobrinos? No quiero parar, lloro, de alguna manera necesitaba pasarlo mal, sacar fuerzas y darle sentido a todo.  Aparecen un grupo de chicos vestidos de amarillo (km 39) con unos banderines enormes a su espalda en los que ponía "je suis la motivation". Llevaban unas mochilas con música y se ponían a correr junto a la gente que lo necesitaba. Hable con ellos en inglés, me pusieron a Shakira y me acompañaron unos metros. No se si fueron la motivación pero si que fueron la desconexión, una vez más era mi cabeza la que me impedía avanzar. Fin del muro (porque supongo que este fue mi muro)
Km 40, Miraras por donde miraras había mensajes llenos de ánimo. ": El dolor es pasajero la gloria es eterna", "A un km de tu medalla", "Ya eres casi finisher", familiares, niños y mucho público agolpado en las vallas.
Cuando quedaban 800m, un cartel enorme lo anunciaba, rompo a llorar, lo había hecho. Me quedaban unos minutos de MARATÓN y no podía casi ni respirar. Una rotonda, giro a la derecha y veo el arco de la meta. Mucha gente. Último esfuerzo y aumento la velocidad… Adelanto gente y tengo la sensación de volar (era sólo la sensación, porque he visto el video de mi llegada y llevo un trote cochinero bastante descontrolado…) Eufórica sin poder parar de reir y llorar. ÁNGELA, ÁNGELA, AQUÍ, AQUÍ… Era Tomi, había saltado las vallas para entrar conmigo y grabar MI momento. Ni le veía, le encuentro, le tiro un beso y disfruto de los últimos 50 m corriendo con la cruz de mi padre en la mano.
Paro. Ahora sí. Rompo a llorar y casi no puedo respirar. Un señor de la organización me pregunta que si estoy bien, no puedo hablar, quiere que me siente y taparme y casi le doy un abrazo, jejeje! Recuerdo esa sensación, es como cuando sales de un examen que llevas mucho tiempo preparando, como si se me hubiera quitado un gran peso de encima, mucha satisfacción. Un sueño hecho realidad. En ese momento no me sentía cansada, quería saltar y gritar. SOY MARATONIANA.
Avanzo junto con mis compañeros, la emoción en el ambiente, alegría, dolor, lágrimas… Recojo mi camiseta y mi medalla. SOY FINISHER.
5 folios que recogen un poco de mi experiencia desde que ronda en mi cabeza la palabra MARATON hasta que se convierte en una realidad.  De alguna manera al escribir estas palabras he vuelto a revivir muchas cosas, a ordenarlas. Finaliza la aventura. ¿merece la pena? Sin dudarlo, una experiencia muy positiva, te pones un poco al límite y aprendes mucho de ti, dicen que te conoces con cosas así y es verdad. Han sido algo mas de 4h en las que he sentido, he pensado, he disfrutado. La cabeza puede convertirse en tu peor enemiga y es cuando te pones al límite cuando aprendes a dominarla y callar tus miedos.
¿habrá más?  Más maratones no lo sé, ¿qué sentido tiene si ya sé que soy capaz? Más retos seguro que sí.  Sólo tengo que esperar a que lleguen a mí y que empiecen a retumbar en mi cabeza…
Me siento orgullosa de mí, de mi medalla y de la cabeza tan dura que tengo. No me siento una gran deportista, ni mucho menos, sigo siendo trotona (con una medalla muy bonita en la mesilla). Me siento muy trabajadora, dura y con una cabecita loca muy bien amueblada.

Si has llegado hasta aquí leyendo es o porque te gustan estos retos o porque me quieres mucho jejej. Sea por lo que sea por lo que hayas leído hasta aquí te animo a que te retes, que salgas de tu zona de confort y que disfrutes de esa sensación de trabajo bien hecho que te invade después de superarte. CREE EN TI

Gracias a mis amigos por aguantar lo "monotema" que he sido en los últimos meses. Gracias a todos los que me habéis dedicado tiempo para ver mis  fotos en redes sociales, para un mee gusta o comentario, que sepáis que fuisteis el motor que lo encendió todo cuando más desilusionada estaba con los entrenamientos.  Gracias Paco por esos entrenamientos de calidad que me preparas y por la caña que me das tanto a nivel de cuerpo como de cabeza, gracias por escucharme y enseñarme a escuchar mi cuerpo.   mil gracias a mis hermanas por estar ahí (a pesar de no entender mis locuras…), gracias a mis chicas y chico de la PTAO por animarme día a día y aprender a convivir con mis carreras matutinas, mis táper y mis historias para no dormir… Mami, gracias por entender que estos meses no he pasado tanto tiempo contigo y por tener siempre algo de comida preparado para que me llevara al trabajo. Jorge, gracias por la sorpresa de antes de irme, por estar ahí y por tu foto con Crispi y Paqui, Gracias Gus por tu energía, gracias Ana, por la última comida, por abrir mi mente… Gracias Tomi, por coger ese avión, por tu paciencia estos días y por compartir conmigo algo tan importante para mí. Gracias por las conversaciones, gracias por DISNEY, gracias por venir!!!

Por último, los que me conocéis sabéis que he tenido quien me enseñe a amar el deporte así… Se que de alguna manera esta carrera la he corrido con él.





Comentarios sobre maraton de paris 2019 angela bernardo:

Buscar en el blog